Modelos de Reloj

El desafío de la era digital en los peques de la casa

Autora: Sofía Beco Fonseca | Enfermera y mami @sophiemamindu

“La irrupción de las nuevas tecnologías nos obliga a educar a los niños de forma distinta” (Howard Gardner)

Lejos está el tiempo en que los niños jugaban en la calle a la pelota, al pilla-pilla o se inventaban sus historias y se construían sus mundos sin que hiciesen falta grandes recursos o supervisión parental. Los tiempos cambiaron y estamos inmersos en una inevitable era digital.

Las nuevas tecnologías están transformando el mundo en el que vivimos, hacen parte de nuestra sociedad y de nuestras vidas. Y, por un lado, estas nos aproximan a las personas que están lejos, al mismo tiempo nos damos cuenta de que nos aleja de las que tenemos cerca. Esto nos hace reflectar sobre la forma en la que estamos lidiando con las nuevas tecnologías y sus respectivas consecuencias.

Las tablets, móviles, televisión, consolas… cada vez están más presentes en nuestros hogares. Son elementos atractivos con los cuales parece que nuestros hijos tienen una capacidad innata para interactuar. ¿Será este acto benéfico o prejudicial?

Soy de la opinión de que las nuevas tecnologías no se pueden negar ya que de una forma u otra las tenemos por todas partes y las necesitamos. Y no les podemos dar las espaldas ni negarlas a nuestros hijos, pero nuestro papel como padres (y dependiendo de las necesidades de cada familia), es entender cuál es la mejor forma de utilizarlas sin que éstas sean prejudiciales. Desde que hacemos un uso apropiado y responsable de las nuevas tecnologías, pueden aparecer beneficios tan interesantes como:

  • Promover la comunicación desarrollando habilidades sociales como, por ejemplo, cuando se comunican vía telemática con familiares o amigos que están lejos.
  • El acceso al conocimiento donde la información se puede obtener y expandir de forma rápida y muy intuitiva.
  • Mejoría de las funciones cognitivas a través de aplicaciones educativas que fomentan y promueven la escritura, lectura o matemáticas.

Pero una mala utilización está asociada a diversos problemas de salud tales como:

  • Perturbaciones del sueño.
  • Hiperactividad.
  • Falta de atención.
  • Obesidad, provocada por el sedentarismo.

Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) el Dr. Jaime García Aguado explica que “es crucial la interacción de los adultos con el niño durante su uso ya que sigue habiendo pruebas sobre los riesgos del uso excesivo de los medios digitales”.

Nos toca a nosotros, como padres, adaptarnos y hacer de mediadores entre las pantallas y nuestros hijos, sacar partido de sus beneficios sin perder el foco. Preservar los momentos lúdicos y de diversión en familia. Empatizar y educar de forma positiva y segura porque una pantalla no da afecto o crea vínculos afectivos, sirven para otras utilidades como distraerse, aprender o dedicar tiempos de ocio.

Back to list

Deja una respuesta