Modelos de Reloj, Sin categoría

El proceso de la lectoescritura mediante el método Montessori

Autora: Elisabet Rodriguez Dominguez | Logopeda y Directora de un centro de Logopedia, Psicología y Neurologopedia, y especialista en dislexia @cler_logopedia

El Método Montessori, actualmente es un proceso inspirador para padres, docentes y terapeutas. María Montessori, la creadora del método Montessori, nos invita a confiar en los niños, ellos son los protagonistas de su propio aprendizaje favoreciendo su propia autonomía y respetando sus intereses hacia una determinada habilidad.

María, nos invita a cambiar el rol del adulto que ofrece y enseña, a un rol de acompañamiento, entendiendo de otra forma conceptos como los de ‘educación’ o ‘escuela’.

El método Montessori, es aplicable en muchos ámbitos (hogares, escuelas…), entre los que está el del proceso de la lectoescritura.

El mundo de la lectoescritura es uno de los aspectos PRINCIPALES DE LAS PREOCUPACIONES ESCOLARES entre padres y madres. Actualmente existen escuelas que impulsan dichos aprendizajes desde las aulas, pero cada vez son menos. Sin embargo, la realidad nos muestra que las cosas no funcionan de ese modo. Los niños no están preparados para el complejo y largo proceso de aprendizaje de la lectoescritura por el simple hecho de iniciar un curso escolar, P4-P5 o primaria.

En el ámbito del proceso lectoescritor, el método Montessori, favorece el desarrollo y la adquisición de la lectoescritura mediante actividades manipulativas y secuenciadas, preparando un ambiente adecuado y SOBRE TODO adaptándose al DESARROLLO MADURATIVO y COGNITIVO de cada niño INDEPENDIENTEMENTE de su edad.

Las capacidades cognitivas son aquellas que están relacionadas con el procesamiento de la información (atención, percepción, memoria, concentración, resolución de problemas, autorregulación (ej: estar sentados).

A través del juego y los materiales adecuados según el nivel del niño, este adquirirá y desarrollará las capacidades para leer y escribir, un proceso que es muy complejo y largo que debe completar cada niño a su ritmo.

En el momento en que el niño presente interés por las letras, es el idóneo para presentar materiales relacionados con el mundo de la lectoescritura.

En nuestra sociedad tenemos muy interiorizado que un bebé no hablará con cinco meses, tenemos aceptado que lo hará de forma autónoma y gradual según su capacidad cognitiva. Es un ejemplo que todos tenemos muy interiorizado, pues exactamente lo mismo pasa con el proceso de la lectoescritura, lo hará de forma autónoma y gradual, a su tiempo si le damos las herramientas adecuadas y damos su espacio, tiempo y desarrollo cognitivo.

¿Por dónde empiezo?

Hace no muchos años, nos enseñaban a recitar el abecedario de la a A a la Z con el NOMBRE de la letras, pero está comprobado que dicho aprendizaje ocasionaba en los niños más dificultades durante el proceso de la lectoescritura, sobre todo en niños que padecían Trastornos de la Lectoescritura (dislexia).

En el método Montessori, se inicia con la adquisición de la conciencia fonológica de los sonidos, es decir, asociamos cada letra con un sonido.

/M/ = mmmm /S/ = sssssss

Los niños tomarán conciencia de que las palabras están formadas por varios sonidos y más adelante iniciarán la relación de un sonido con su grafía (letra).

Es muy importante entender que el método Montessori utiliza actividades muy manipulativa y sensoriales activando todas las vías de entrada de información de los niños (vista, tacto, oído, gusto y olfato).

Las letras no sólo se conocen a través de la vista, sino que ofrecemos a los niños materiales sensoriales en un orden adecuado como:

  • Las letras lija, los niños siguen el trazo de la letra con su dedo y sienten una textura distinta.
  • Bandejas sensoriales de arena o sal de colores, donde pueden dibujar letras con el dedo familiarizándose con las grafías.
  • Pizarras Montessori, tenemos 3 tipos y debemos seguir el orden adecuado
  • El alfabeto móvil, formará parte esencial de este proceso.

Los niños deben entender, a su ritmo, que podemos manipular, mover y unir estos fonemas, para crear palabras nuevas, que se pueden modificar, intercambiar… es una adquisición que requiere tiempo, práctica y paciencia.

Es importante presentar actividades motivadoras, que despierte la curiosidad de los niños, les llame la atención y que puedan mantener su atención y concentración. Cualquier conocimiento nuevo introducido de forma motivadora los niños lo reciben de forma tan positiva que el aprendizaje es más efectivo.

Para leer correctamente hay que saber manejar las letras, jugar con ellas, cambiarlas de sitio, reconocer su grafía, su sonido, su relación, la relación entre ellas y combinarlas entre sí. Este proceso tan complejo tiene infinidad de propuestas manipulativas y sensoriales ideales para favorecer este proceso de forma lúdica.

Os acordáis del tik- tok viral del niño leyendo el sonido de cada letra de “welcome” y el papá le pregunta: ¿que pone ahí? y el niño dice: “alfombra” pues saber leer no significa saber el nombre de las letras. Saber leer es ser capaces de unir letras, sílabas y palabras entre sí de una forma ágil y sobre todo con comprensión, sin comprensión no hay lectura.

Con los materiales adecuados y respetando los tiempos y el momento oportuno de cada niño, adquirirán los beneficios de cualquier aprendizaje.

Back to list

Deja una respuesta