Modelos de Reloj

La cinta de San Valentín

San Valentín, ese día del año que genera polémica entre las personas más cariñosas (dejémoslo así porque si seguís leyendo veréis el motivo) y las personas más escépticas (y aquí es donde la cara “B” hace su entrada)

Como en un buen partido de tenis, de ajedrez, ping-pong, hundir la flota… esta entrada pretende entretener y nunca posicionar (bueno, un poquito si, pero sigue hablando la cara “b” de la cinta).

Centrémonos que nos desviamos del tema a tratar: San Valentín. Como habéis notado desde el principio aquí se van a exponer dos ideas. Por un lado, la parte más escéptica que promulga con la idea de que es un día más del calendario, un día para obviar o pasar de puntillas. Por otro lado, la parte brilli-brilli en la que todos los acontecimientos especiales tienen su día y el amor hay que celebrarlo ¡por todo lo alto! (si, aquí la parte más A hace su aportación)

Cara B: No me mal interpretéis, tengo mucho amor que dar, a mis hijos, a mi pareja, padres, amigos… pero aun no entiendo esa parte en la que salen corazones de los ojos como burbujitas o que mis niños salgan del cole con un corazón, cuando todos los días del año nos despedimos con un “te quiero, no la líes en el cole” y nos mandamos mensajes a través del reloj todas las horas en las que no estamos juntos. Y que me decís de esa promoción de una cadena de comida rápida en la que su producto principal pasa a tener forma de corazón (en serio, no hace falta). Y si seguimos con comida… pasamos de las mega-comidas navideñas a comer bombones, galletitas, pastas y todo tipo de dulces con corazones… (ahora me entra la gula de chocolate, no sé si habrá sido buena idea meternos con el tema de la comida ). En definitiva y pensareis que me contradigo: Que bonito es quererse, bien, bonito y todo el año. Feliz San Valentín!!

Cara A: El amor en todas sus facetas es maravilloso, El amor que sientes por tus amig@s, por tu familia, por tus peques e incluso el amor propio. El amor está constantemente en nuestro día a día pero San Valentín es un espacio para celebrarlo. Hay un día para el chocolate ¿cómo no va a haberlo para el amor?.  Es un día para mimar a los tuyos y también a ti mism@. Ten un detalle especial con tus seres queridos, date un baño de burbujas para recordarte cuánto te quieres o envíale un mensaje al reloj de tu peque diciéndole que es tu San Valentín. Puedes ponerte delante del espejo y sentir un flechazo instantáneo al más puro estilo Narciso o llenar de besos a tus peques.

Como podéis ver (sigue hablando la cara A), en el equipo de SaveFamily a veces somos polos opuestos pero trabajamos día a día con mucho cariño y aprendiendo los unos de los otros.

Lo celebres o no lo celebres, todos los días… ¡love is in the air! Seas de la cara de la cinta que seas.    

Back to list

Deja una respuesta