Y SI IMAGINAMOS… ¿QUÉ IMAGINAN?

Compartir

Los niños, esas pequeñas, pero a su vez, grandes personitas que todos los días nos sorprenden con sus ocurrencias y genialidades y nos quedamos atónitos mirando y escuchando como, con una simple silla, imaginan coches de fórmula 1, cohetes que llegan a Plutón o incluso taburetes donde tocan una guitarra eléctrica invisible, junto al mejor grupo de Rock & Roll de la historia.

Quién no ha hecho castillos con mantas y cojines en casa de sus abuelos poniendo el salón patas arriba con una bronca que se oía desde el otro lado del mundo como algunos hiperbólicos lo siguen describiendo como si ayer mismo hubiese sucedido. O, quién no se ha inventado un personaje de ficción junto con sus amigos del barrio, le han tenido que llamar más de una vez porque la cena se quedaba fría y al entrar por la puerta era bastante común escuchar: ¡¡A la lavadora con ropa y todo!! Y si nos ponemos nostálgicos solo tenemos que pensar en los mundiales de fútbol que jugábamos y retransmitíamos como si de unos profesionales se tratara.

¿En qué momento pasamos a formar parte de una vida más real para dejar de lado ese mundo de fantasía donde las princesas, los caballeros del espacio y, los indios y vaqueros han formado parte de nuestro día a día?

Todos estos recuerdos que aun seguimos guardando con tanto cariño en nuestra memoria pueden formar parte de las historias que nuestros hijos cuenten en un futuro. Los niños creativos requieren que sus padres también lo sean, por eso sigamos fomentando la creatividad, sigamos sacando ese niño interior que todos llevamos dentro para que nuestros hijos crezcan con curiosidad, saquen su lado más aventurero, se enfrenten a todo tipo de retos sin miedo y aumenten la curiosidad y la motivación por seguir descubriendo.

En cuestiones de imaginación los niños no tienen límites, es gratis y no hace falta que se recarguen.

 

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Leave a comment